¿Cuántas horas debo tener funcionando la depuradora?

¿Cuántas horas debo tener funcionando la depuradora de mi piscina al día? Con una sencilla fórmula lo descubrirás.
¿Cuántas horas debo tener funcionando la depuradora?

Ya tengo controlado los niveles de cloro y el pH, paso a diario el limpiafondos y el recogehojas, le hago lavados y enjuagues al filtros de arena, limpio los cestillos de los skimmers y la bomba, pero… ¿Cuántas horas debo tener funcionando la depuradora de mi piscina al día? Hoy vamos a explicarte cómo calcular el tiempo correcto que debe estar funcionando.

El funcionamiento de la depuradora, junto con el correcto tratamiento del agua de la piscina (cloración, regulación del pH, tratamiento alguicida, floculantes, etc.), hace posible el baño en las condiciones higiénicas correctas, sin poner en riesgo nuestra salud.

Además, la circulación del agua provoca que las sustancias químicas que vertemos para su preservación se distribuyan adecuadamente por toda el agua, impidiendo, además, que esta se quede estancada y se convierta en caldo de cultivo de numerosos gérmenes y microbios.

Para realizar un correcto mantenimiento es conveniente que dejemos funcionando el equipo de depuración determinadas horas. Pero ¿cómo sabemos el tiempo exacto que la depuradora tiene que estar encendida?

Los profesionales del sector suelen emplear una conocida fórmula que nos ayudará a determinar, en función de las medidas de nuestra piscina, las horas que tiene que estar la depuradora funcionando. Es la siguiente:

Metros cúbicos de agua de la piscina en litros

÷ (dividido por)

Metros cúbicos de agua que mueve la bomba a la hora

= (igual a)

Horas que necesita estar funcionando

Si por ejemplo tenemos una piscina de 50 metros cúbicos y una bomba de 3/4 de CV que mueve 11 metros cúbicos a la hora, el resultado serían 4 horas y media.

Se recomienda que las horas de filtrado se dividan en dos partes: por la mañana y por la tarde, nunca por la noche.

Se debe depurar el agua de la piscina de día y no de noche porque durante las horas del día es cuando las algas tienen las condiciones ideales para proliferar.

Pero esta es la teoría, porque hay una serie de factores que influyen en el agua, y que hacen que tengamos que variar el resultado de la fórmula anteriormente descrita.

Entre los principales factores se encuentran:

  • La climatología: a mayor temperatura, mayor deben ser las horas de filtración de la piscina. De hecho en verano conviene poner 1 o 2 horas adicionales entre las 12 y las 16h que son las horas en las que la insolación es más fuerte y más cloro se consume por la radiación UV.
  • El número de bañistas: éstos aportan al agua de la piscina sustancias indeseadas: saliva, excreciones, heces, cremas, sudor, pelos, grasas, etc. Por ello, si un día hemos tenido un número alto de bañistas, es recomendable adicionar unas horas más de depuración así como aumentar el nivel de cloración.
  • Horas de sol directo: si nuestra piscina está en una posición en la que recibe muchas horas de sol, el cloro se evaporará más rápidamente, por ello recomendamos aumentar la dosis de cloro y el nº de horas de depuración.
  • Días de tormenta: la lluvia, junto al viento, puede desplazar residuos al interior de la piscina (hojas, tierra…), esto ayuda a la proliferación de algas, y a desequilibrar el nivel de Ph y cloro del agua, por lo que lo ideal es actuar lo antes posible con la limpieza de la piscina, nivelar el cloro y el ph, y aumentar el nº de horas de depuración.
  • Turbidez: si tenemos muchos restos de suciedad e impurezas presentes en el agua, debemos aumentar el nº de horas de depuración, para que el filtro de arena o vidrio las retengas. Y para expulsarlas del filtro, debemos de hacerle lavados y enjuagues con asiduidad. Y ya de paso, aconsejamos cambiarle la arena al filtro cada 2 o 3 años, y más si el agua es de pozo, ya que la arena se apelmaza, y deja de filtrar los residuos.
  • Clorador salino: en caso de tener uno, hay que adaptar la producción a las horas de filtración, cuantas más horas de filtración tengamos, mayor producción de cloro habrá y es posible que más suba el ph, de manera que tendremos que irlo regulando, y todo en función de la época del año, temperatura y bañistas.

Conclusiones

El mejor método es la teoría (fórmula) sin dejar de lado los factores antes citados, de ese modo siempre tendrá el agua de su piscina desinfectada y lista para el baño.

Si aún tienes alguna duda al respecto, no dude en contactar con nosotros a través de nuestro número de atención al cliente 955 26 42 00móvil y whastsapp 651 52 88 08, o con el formulario de contacto.

También puede visitar nuestra tienda ubicada en la Avenida del Barrerillo nº 9 Local 1A (detrás del Megaocio), Bormujos (Sevilla).

Entradas relacionadas

Abrir chat
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?