Pasos para preparar su piscina ante la llegada del verano

Pasos para preparar su piscina ante la llegada del verano

Pudiera parecer que la llegada del verano se presenta todavía muy lejana, pero nada más lejos de la realidad. Estamos en Febrero, y estamos disfrutando su locura. Temperaturas primaverales que nos incitan a acordarnos de nuestra piscina.

Ya hemos explicado en otra ocasión cómo mantener limpia una piscina y además todo el año, o incluso qué mantenimiento precisa en invierno. Pero hora nos queremos centrar en cómo preparar su piscina ante la llegado del verano, un verano que cada vez se adelanta más debido al cambio climático.

¿Tiene su piscina abandonada y la quiere poner a punto con la llegada de las buenas temperaturas? No se preocupe, en Makropiscinas vamos a intentar darle unos cuantos de consejos útiles para que dicho proceso sea lo más llevadero posible.

¿Vaciar la piscina o dejarla llena? 

Se acabó el verano pasado y con él abandonamos nuestra querida piscina. Ahora nos encontramos con el agua infectada de algas y llena de suciedad. Tenemos dos opciones, vaciar el agua o recuperarla. Aunque pueda parecer extraño, las dos son igual de válidas, pero tienen procedimientos distintos.

Primera opción: Vaciar, limpiar y llenar

Si optamos por vaciarla, para después limpiarla y llenarla de nuevo, recomendamos en el caso de que tenga bastante suciedad en el fondo, pasarle el limpiafondos manual en vaciado para que no pase por el filtro de arena, sin olvidar estar atentos de limpiar el prefiltro de la bomba cuando se llene, para evitar que se atasque.

Una vez hayamos sacado todo el lodo del fondo, vamos a realizar un truco que enlaza con la segunda opción que veremos después, pero que nos ahorrará trabajo en la limpieza. Lo siguiente que vamos a hacer es hacerle un tratamiento de choque con cloro rápido en grano o en polvo durante un día en recirculación (cerrar la llave del skimmer si el nivel de agua ha bajado por debajo de él después de la limpieza en vaciado), esto nos limpiará en parte las paredes y el fondo de la piscina, tanto las algas como la cal, y de ese modo tendremos que limpiar después menos.

Una vez hecho esto, pasamos a vaciar toda el agua de la piscina y cuando esté vacía será el momento de limpiar el vaso. Si es de azulejo o gresite se puede limpiar aplicando agua fuerte. Humedece las paredes de la piscina con ayuda de una maguera, aplica el agua fuerte impregnando y restregando con un cepillo, y déjalo actuar por unos momentos, sin pasarse para que el químico no deteriore las juntas de cemento o el vidriado del azulejo. A continuación aclara con abundante agua (si utilizas una Karcher a presión ten cuidado de no acercar la boquilla excesivamente para no levantar las juntas o el gresite). Si la piscina tuviese mucha cal, es posible que debas repetir el proceso y restregar más enérgicamente. Realízalo con las paredes y luego pasa al suelo.

Por tu seguridad es importante que tengas en cuenta que el agua fuerte (ácido clorhídrico) es una solución muy fuerte, que debe ser manipulada con toda precaución y que requiere al aplicarla el uso de una mascarilla de calidad (no la típica de papel) y guantes para ácidos. En ningún caso debe haber niños en los alrededores cuando se use.

Si la piscina es de pintura, puedes utilizar el mismo procedimiento con lejía, o agua fuerte rebajada con agua. Es posible que se deteriore algo la pintura. Antes de volver a pintar las paredes deben estar totalmente secas, por eso es recomendable esperar unos diez días aproximadamente. Con esto evitaremos que salgan bollos o se desconchen.

Para piscinas de líner, si este se encuentra en buenas condiciones solo hay que lavar con agua y jabón neutro, frotando con un cepillo suave o esponja. Sin embargo si se ha acumulado suciedad y han aparecido manchas, habría que distinguir de que tipo son. Si fuesen originadas por la cal (blancas) se pueden limpiar frotando con agua fuerte muy diluida y enjuagando con abundante agua. Si las manchas están provocadas por agentes orgánicos (normalmente verdes o marrones) es recomendable utilizar productos específicos, ya que este tipo de manchas son complicadas de eliminar. Si no se consigue acabar con ellas, o lo que se observan son decoloraciones, normalmente causadas por la aplicación inadecuada de productos químicos, no quedará otro remedio que cambiar el líner por uno nuevo.

Una vez limpia, procederemos a llenar la piscina, y una vez llena, le haremos un tratamiento de choque, ya que tanto el agua de red como sobretodo la de pozo están exentos del nivel de cloro necesario para empezar de forma optima. Después, según la temperatura que haga, le pondremos más cantidad o menos de cloro de mantenimiento, al igual que las horas de depuración al día. Mientras más calor haga, más cloro y más depuración. Es importante que el nivel de PH esté en su punto óptimo (cuyo valor debe estar debe estar entre 7.2 y 7.6) para que el cloro haga efecto, si el PH no está bien, por mucho cloro que le eche, no estará activo.

A partir de aquí de lo que se trata es de mantener nuestra piscina limpia, no sólo con el tratamiento químico (con pastillas de cloro de mantenimiento y ajustando el PH) o la depuración, también deberemos limpiar del fondo ya sea con un limpiafondos manual o automático, limpiar el prefiltro de la bomba y hacer limpiados y enjuagues al filtro de arena. Si notamos que la depuración no va todo lo óptima que debería ir, quizás sea el momento de hacer un cambio de arena al filtro, aquí explicamos todo lo relacionado con el mismo.

Limpiar y recuperar el agua de la piscina

En el caso de que no hayas mantenido la piscina durante el invierno y desees reutilizar el agua ¿cómo podemos hacerlo? El proceso para recuperarla requiere de paciencia, y no quedará más remedio que echarle un poco de trabajo. Como contrapartida puede ser más rentable, ya que si no se dispone de pozo el gasto de llenado de un gran volumen de agua utilizando la red puede ser importante, además de ser más ecológico pues no se malgasta el precioso recurso natural.

Al igual que hicimos en el método anterior, procederemos a limpiar toda la suciedad del fondo con el limpiafondos manual en vaciado, estando en todo momento atentos del prefiltro de la bomba, de que no se llene por completo y la atasquemos.

Una vez sacada la suciedad del fondo, procederemos a realizar un tratamiento de choque con cloro rápido en grano o en polvo, y otro con floculante. Es importante que el nivel de PH esté en su punto óptimo (cuyo valor debe estar debe estar entre 7.2 y 7.6) para que el cloro haga el efecto adecuado.

Como hemos hecho una limpieza en vaciado, el nivel del agua habrá bajado por debajo del skimmer, con lo cual cerraremos su llave para realizar el siguiente paso. Dejaremos la piscina depurando en recirculación durante un día, y después pasaremos de nuevo el limpiafondos manual en vaciado para expulsar toda la suciedad fuera de la piscina.

Ahora le haremos un limpiado y enjuague al filtro de arena, y repondremos todo el agua que hemos tirado con las limpiezas con agua limpia, poniendo el nivel de agua a la mitad del skimmer. Ya podemos abrir dicha llave y poner a piscina en filtración.

En este momento el agua de la piscina debería estar limpia, apta para bañarse con seguridad. Puedes analizar los niveles químicos de PH  y cloro, con la ayuda de un kit analizador, y en caso de que haya algún desajuste hacer la correcciones oportunas con incrementador o minorador de PH o cloro, como harías en el mantenimiento normal periódico.

Por último, según la temperatura que haga, le pondremos más cantidad o menos de cloro de mantenimiento, al igual que las horas de depuración al día. Mientras más calor haga, más cloro y más depuración. De este modo, tu esfuerzo tendrá ahora la recompensa que tanto estabas esperando ¡Enhorabuena, listo para el primer chapuzón del verano!

 

 

Posts Relacionados

Call Now Button